Pese a la inflación, los estadounidenses no han dejado de gastar y nuevos datos, alentadores para la economía, confirman un aumento en el consumo rumbo a la temporada de fiestas.